Pastillas de azúcar

Pidió un té caliente para abrasarse las manos y la boca, porque con heridas en la lengua los besos son indeseables y los últimos le habían sabido tan amargos que ya no quería más. Al menos hasta la próxima recogida de la remolacha; y de su azúcar.

Desde la gran cristalera se veía el corretear de la ciudad a media mañana: Transportistas estresados, carros de la compra desbordando acelgas, comerciales que todo lo venden… Y bachilleres haciendo novillos, porros y carantoñas.  ¿Qué hace falta para sentir esa levedad en los días, para coger trenes porquesí, para dar besos porquesí, para saltarte las clases y el mundo porquesí?

Se tomó el té amargo, se fumó un cigarro y pagó la cuenta con desgana. Dos cincuenta por una infusión no merece ni un céntimo de propina. Se abandonó a la ciudad como dando un portazo de rabia sabiéndose expulsada de la fiesta. Buscó y buscó la nada, y por supuesto no la encontró.

Las risas ajenas le causaban envidia, las lágrimas náuseas. Pero casi nadie llora en público porque es un acto feo, íntimo, corporal, producto del miedo. En cambio la carcajada es compartida, bonita, pública y limpia. Así que las avenidas se llenan de neones multicolores y en las alcobas se agolpa la melancolía en las estanterías.

Una cruz verde en la esquina que juega con sus luces, un termómetro y un reloj. Una farmacia, una droguería, una narcosala, el desván donde se dejan los dolores.

– ¿Me pone pastillas para no soñar?
-¿Perdona?
-Sí, de esas que dice Sabina.

Y la farmacéutica le trajo unas valerianas. No había entendido nada.

Anuncios

9 Respuestas a “Pastillas de azúcar

  1. Buen pensamiento, la risa se comparte, el llanto tiene mala imagen
    Porquesí puede ser un buen remedio.
    Saludos

  2. Quisierα escribirte rαyαndo en el αire pαlαbrαs que el viento no te puedα robαr.

    Porquesí.

    ¿Quién dijo miedo? ( : ~ : )

  3. La inercia me hace llevar a mi blog los pensamientos de los demás.
    Espero que me disculpes…

  4. No puedo (ni quiero) evitαr releerlo.

    No me lαs quisiste recetαr, ni me trαjiste lenguαjes privαdos, y no hαy grαciαs lo suficientemente grαndes pαrα dαrte, αunque eso es αlgo que yα sαbes, pero que no me cαnsaré de repetir.

    Lα αlfαlfα no prosperα en tierrαs secαs ni climαs αridos, necesitα felicidαd, y como bien dices, niño betα, lα curiosidαd es el primer pαso.

  5. Menos mαl que no soy un gαto, αunque me subα α los tejαdos α mirαr lα lunα, que pαrece unα sonrisα de cheshire (ese, ese si es un gαto!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s