Ciudad que pasa olímpicamente del deporte

Mañana se decide la ciudad que será sede olímpica en el 2016. ¡Qué bonito!. ¡Qué romántico! Las ciudades se vuelcan. Las ciudades vuelcan a sus ciudadanos. Los vomitan como se vomitan asistentes por los vomitorios de los grandes estadios deportivos. ¡Qué vómito de ciudadanía! ¡Qué arcada deportiva!

Espíritu  (coff, coff) olímpico

Espíritu (coff, coff) olímpico

El negocio de ser la capital mundial del turismo ya parece de por sí deprimente. La ciudad que se empeña en posar de cara al visitante se pervierte, los guiris se llevan una imagen ficticia y se mosquea al ciudadano. En Madrid no hay siestas de tres horas diarias ni en Sevilla la gente va en calesa a trabajar vestido de luces o faralaes.  Y no es que no entienda que se llenan las arcas de la ciudad con las divisas extranjeras, sino que entiendo que a las arcas de la ciudad siempre meten mano unos pocos. Bajo la ley del talión deberían ir todos mancos. Ninguno podría votar en la Asamblea, desvirtuado nombre, de Madrid, a no ser que lo hiciesen con un palo puesto entre los dientes para apretar el condenado botón del No/Si/abstención. A estos que tanto se llenan la boca, y los nombrados bolsillos, hablando de las olimpiadas sólo les quedaría aprender a jugar a la boccia. Entonces conocerían lo que es el deporte, el deporte por el deporte, sin ánimo de lucro. Y que las palabras latinas  “citius, altius, fortius” no hablaban de economía, competencias ni concursos públicos de adjudicación en la construcción de infraestructuras ni en la gestión de las olimpiadas.

Pero la realidad deportiva de Madrid es bien distinta. Pocas instalaciones municipales, caras y tercermundistas. El buen negocio lo hacen las instalaciones privadas ante la creciente demanda y la ínfima oferta pública.

El espíritu olímpico ahora, por lo visto, son fajos de billetes y un esparadrapo para poner en la boca de los deportistas. No vaya a ser que alguno nos levante el puño en plan “Black Power”, o diga alguna cosa en plan David Gomez. Los políticos y los medios de comunicación llevan muy mal eso de que se mezcle el deporte con la política. Debe ser que, como en la coctelería, mezclar no es lo mismo que agitar.

En fin, me temo que más que una corazonada tengo una gran arcada.

§ La viñeta corresponde a la tira  “Hipo, Popo, Pota y Tamo” que Ramón Rodriguez ha publicado en Elpaís del día 1 de Octubre de 2009.
Anuncios

2 Respuestas a “Ciudad que pasa olímpicamente del deporte

  1. Quien es David Muñoz? Será David Gómez no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s