carambolas

Lo de siempre era una pinta de cerveza negra con tanta espuma como para aguantar un par de patatas fritas sin hundirse. Y ya en la soledad de la sala de billar hundir el dedo en la espuma y llevármelo a la boca como si fuese crema de avellanas.

En el local ya era un habitual y aunque era “ese tipo raro que juega solo” me trataban como si fuese de la familia.

El garito a primera hora era habitable. Cuando caía la noche se dejaban ver los maduritos que algún día se creyeron rockers.

Nunca te había visto por allí, pero apareciste dispuesta a jugar las partidas que hiciesen falta y a demostrar que las carambolas no es algo de tipos trasnochados que beben cerveza de importación y escuchan a los Burning.

Pues nada chica, rompe tú que a mi me das miedo. Lisas para ti. Se cuela la cinco por la tronera y tu cubata se calienta si no dejas de hacer carambolas. A la siguiente paga el que pierda. Pago yo. Y  pago yo y pago yo… Invítame a otra cerveza que me has desplumado.

“No es negra y no tengo billar, pero en casa te puedo terminar de destrozar esa chulería ganándote al parchís si hace falta.”

Por supuesto perdí al parchís, a los dardos, al poker y al mus. Y terminé perdiéndolo todo hasta perder la ropa interior entre las sábanas de su cama.

Anuncios

2 Respuestas a “carambolas

  1. Ganó una bonita experiencia.

    • Only a smiling visitant here to share the love (:, btw great layout. “The price one pays for pursuing a profession, or calling, is an intimate knowledge of its ugly si#de&.8221; by James Arthur Baldwin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s